Competición

La electrificación llega al Campeonato del Mundo de Rallyes

La gran novedad en el Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA (WRC) 2022 es la llegada de la electrificación.

Todos los coches han de contar con un bloque de gasolina de 1.6 litros asociado a un sistema híbrido de 100 kW (en torno a 136 CV) estandarizado para el WRC, y desarrollado por la empresa Compact Dynamics. La potencia combinada (mediante impulsos repetidos de hasta tres segundos del motor eléctrico) tiene como límite máximo 500 CV. Y en cuanto a la autonomía eléctrica que proporciona la pequeña batería de 3,9 kWh, permite una veintena de kilómetros en modo solo eléctrico. Suficiente, según los organizadores, para los enlaces entre los tramos que, en muchas ocasiones, supone atravesar pueblos, y para moverse en los parques de trabajo ¡sin hacer ruido! Los aficionados veteranos pensarán, sin duda, que así se pierde mucho del encanto…

Toda esta preocupación “ecológica” del mundo de los rallyes se traduce igualmente por el uso de biocarburante, para lo que se ha recurrido a la sociedad P1 Racing Fuels.

Pero hay un tema más y es el incremento de las prestaciones que aporta la hibridación. Hay quién lo ha asociado a varios accidentes tanto en la pretemporada como en el propio Rallye de Monte-Carlo, que ha sido la primera cita del mundial y en la que se ha impuesto Sébastien Loeb, con Isabelle Galmiche de copiloto, con un Ford Puma del equipo M-Sport.

Y también el lado táctico de la gestión del “boost” y de la recuperación de energía en las frenadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.