Pruebas y novedades

Al volante del Hyundai i20N

¿Una especie en peligro de extinción el GTI? No hay duda y es un buen motivo para estar encantados con la llegada de este Hyundai i20N con mucho carácter.

En la imaginación del entusiasta de los automóviles, un GTI es un automóvil que destaca. Desde este punto de vista, el Hyundai i20N asume su pertenencia al género con una carrocería sugerente. El frontal está dominado por una amplia parrilla con el logotipo N y una entrada de aire de grandes dimensiones para refrigerar el motor turboalimentado. Un spoiler trasero de techo aumenta la carga aerodinámica y ayuda a mantener la estabilidad, incluso a altas velocidades. Otros aspectos destacados del diseño son los faros delanteros de LED, mientras que los pilotos traseros oscurecidos se asemejan a un diamante negro. El nuevo i20 N está disponible en siete colores exteriores, incluido el Performance Blue el color de “guerra” de la marca N.

A bordo, si los colores son más sobrios, los asientos envolventes, la mini palanca de la caja de cambios estampada con una «N» así como los botones de personalización de la conducción colocados en el volante indican claramente que estamos lejos del bonito coche urbano que le sirve de matriz.

Hay detalles inspirados en el compromiso de Hyundai con la competición: el control variable del silenciador, la calibración de la frenada con el pie izquierdo o los neumáticos de alto rendimiento Pirelli P-Zero, especialmente diseñados para el N i20 . Un poco como cuando Michelin suministró compuestos específicos para el Bugatti Chiron pero con 1.300 caballos de fuerza y ​​unos pocos millones de diferencia. Pero al final, el objetivo es el mismo, ¡rendimiento!

Puro nervio

Contacto, y a los oídos nos llega el sonido del cuatro cilindros del i20N, que va asociado exclusivamente a una caja de cambios de seis velocidades. Con 204 CV (para mover un ajustado peso de 1.190 kilos), y ​​sobre todo 275 Nm de par a partir de 1.750 rpm, la mecánica con apertura variable de válvulas asegura un buen rendimiento con un 0 a 100 km/h despachado en 6,2 segundos y una velocidad máxima de 230 km/h. Con una válvula activa, el escape emite agradables ruidos durante la aceleración y el retroceso, que son igualmente graves cuando se libera el gas, amplificado todo por la función automática de la puntera del talón (se puede desactivar). Sin embargo, podemos viajar por autopista en silencio desactivando el escape, ya sea cambiando a los programas de conducción Normal o Eco, o personalizando los programas de conducción N (botones configurables en el volante).

Habiendo entendido con el fantástico i30N que no se debe pasar por alto ningún detalle para hacer un buen deportivo, Hyundai también se ha encargado de su copia para el i20N. Equipado con un chasis optimizado con una carrocería rebajada en altura al suelo, y reforzadas. Y beneficiándose de amortiguadores específicos, además adopta un diferencial de deslizamiento limitado mecánico para ayudar a su parte delantera a digerir la caballería.

Muy eficaz

En la práctica, el resultado es fantástico como lo pudimos comprobar en el circuito del Jarama en una mañana muy lluviosa. Con una dirección tan comunicativa como directa, el i20N es Incisivo en las entradas de curva, y las deja rápidamente atrás cuando en la salida de las mismas podemos acelerar con decisión sin temer perder motricidad gracias al eficaz autoblocante mecánico. Hay que destacar también que la frenada está confiada a los discos del gran Santa Fe. El sistema, preparado para detener al gran SUV, hace maravillas en el pequeño i20, sin necesidad de recurrir a un sistema de frenado caro con la firma de algún especialista de prestigio.

Es un coche preciso para el eje delantero y riguroso en los cambios de carga aerodinámica. Su pilotaje es fácil, intuitivo y las transferencias de carga incluso le permiten hacerlo bailar levemente el eje trasero, a condición de haber desconectado las ayudas electrónicas eligiendo el modo de conducción adecuado. Y es que es posible ajustar muchas características: la respuesta del motor, la agresividad de la reactivación automática del cambio descendente, la asistencia de dirección, las válvulas de escape y el ESP, en este caso, parcial o totalmente desconectable. Para evitar perderse en medio de un sprint, el par de grandes botones azules en el volante te permiten seleccionar dos de tus configuraciones favoritas después de haberlas guardado previamente. ¿Eso te recuerda a otros deportivos famosos? Tal vez porque el jefe de I + D de Hyundai es un antiguo BMW M …

Un placer accesible

Con un precio que arranca por poco más de veintinueve mil euros, obviamente no está al alcance de todos los presupuestos, pero se encuentra entre las mejores relaciones entre precio y placer del mercado. Sus tres claves, rendimiento en curvas, eficacia en circuito y su disposición para utilizarlo todos los días, son más que suficientes para que le conviertan en una tentación, y especialmente porque este tipo de automóvil se está convirtiendo en una verdadera rareza.

Una última función llama la atención: el Launch Control, cuya velocidad de salida sigue siendo configurable para eventualmente adaptarlo a las condiciones de agarre. En seco, de 0 a 100 km/h se hace en 6 ”2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.